Arquitectura

Antiguamente las construcciones dedicadas a vivienda familiar fueron concebidas teniendo mas en cuenta las condiciones laborales y socioculturales que la propia estética, buscando ante todo su funcionalidad y su capacidad como herramienta de trabajo. Ese hecho, junto a la localización geográfica, va a incidir en la estructura y en la utilización de uno u otro material. Por lo tanto, la escasez de materiales y de técnicas por un lado, y la mínima penetración de modelos foráneos por otro, propiciaron que se fueran repitiendo las mismas topologías a lo largo de los años, forjándose un tipo de casa característica, con pequeños matices según el área.

De este modo se fue difundiendo en la costa un modelo de casa de 2 plantas, o 3 en el caso de núcleos costeros mas importantes, donde la características principal es la existencia de galerías acristaladas en voladizo que dejan un soportal en la parte inferior.

Otro tipo de casa mas rural, es la típica de balcón-solana, que consta de un balcón en voladizo que recibe el nombre de solana por estar orientado al sur, y que también deja en la parte inferior un soportal protegido en el que se solían guardar los aperos de labranza.

Hoy en día, con el progresivo cambio de las actividades económicas que se viene produciendo, se ha ido desvinculando la relación entre la vivienda y el modo de vida o la actividad socioeconómica. Las formas tradicionales han ido desapareciendo en busca de otras mas funcionales, mas estéticas o mas cómodas conforme a nuestros tiempos, introduciendo nuevas topologías, materiales.. que han provocado una perdida de identidad de nuestros espacios rurales, que cada vez tienden mas hacia la homogeneización y a la perdida de identidad.